miércoles, 2 de septiembre de 2015

Confesión...



Tras resistirme, como nunca lo había hecho, necesito confesar, aunque no quería reconocerlo, que no te he olvidado, que nunca quise  que así fuera, que te tengo en un rincón permanente de mi mente que ni quiere ni puede dejar de pensar en ti, que te sueño, te huelo y te siento sobre mi piel ¡me erizo sólo de pensarte! mis cabellos, mi cuerpo que te desea, que necesito beberte, saborear tu saliva, sentir tú aliento, el parpadeo de tus grandes ojos, toda tú, que percibo en el fuego abrasador que tengo entre mis piernas que delatan mi necesidad de ti, de tus labios carnosos recorriendo cada centímetro de mi ser que nunca volvió a sentir algo así, tú lengua sobre mí, en mí, por mí, sin fin… mientras tiro de tu pelo que te hace excitarte y excitarme más y más hundiendo tu cabeza sobre mi pecho descendiendo lentamente hacía mi calor ya doloroso que clama, suplica y te necesita…


(Continuará...)

@CarlosRibanez

4 comentarios:

  1. Muy descriptivo Carlos, esto va a ser todo un exito...nos vas a poner
    ...hahah. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja pronto me veo en Australia firmando libros... jajaja ¡Besos! y muchas gracias!

    ResponderEliminar
  3. La vida misma, un "placer" leerlo y leerte, Carlos. Besos desde mi rincón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Carmen por tus palabras. Un gran beso!

      Eliminar

Reivindícate... hazlo tuyo... opina...